Entre señales analógicas y digitales


Llamamiento a mis colegas del sector TIC

En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.

Antes de hacer ese llamamiento, por calificar este post de alguna manera, quiero hablar un poco del ego.

Cuando normalmente decimos que alguien tiene mucho ego, paradójicamente, nos referimos a que tiene poco yo en el sentido de que, el sujeto en cuestión, tiene problemas a la hora de determinar cual es la mejor respuesta a un impulso externo. Puede que su superyó esté forjado en unos valores cuestionables o puede que su situación profesional/personal le sobrepase.

Quizás sea por mi formación académica dual (administración de sistemas y desarrollo de aplicaciones) pero estoy muy cansado de ver que los administradores y los desarrolladores tenemos abierta una especie de guerra de egos a ver qué profesión es mejor.

Ni un administrador está por encima de un desarrollador, ni un desarrollador está por encima de un administrador.

Es más, si conseguís controlar vuestro ello, os daréis cuenta de que cualquiera de esas dos afirmaciones es una soberana estupidez. Si no hay aplicación que implementar en algún sistema, no existirían los administradores y, si no se confeccionara arquitectura de sistemas, los desarrolladores no tendríamos dónde ejecutar nuestras aplicaciones.

Convivimos en un estado de simbiosis, dónde debemos funcionar como un todo por el bien de nuestro trabajo. Los administradores y los desarrolladores debemos funcionar como un equipo.

Cualquier jefe de departamento que no entienda esto estará abocado a crisis en cada subida a producción. Horas extra, nervios a flor de piel, baja productividad… Todos hemos pasado por ahí en algún momento de nuestra carrera profesional.

Es deber del jefe de departamento propiciar el acercamiento entre los dos componentes del equipo haciendo que ambos participen activamente, en la medida de lo posible y/o viable, en las labores del otro. También nos corresponde, a los que estamos a pie de cañó, poner de nuestra parte.

Quizás pido algo imposible porque la sociedad capitalista en la que vivimos está enferma debido a una sobredosis de ego pero… Humildad, señoras y señores.

No cuesta tanto escuchar si un administrador de sistemas te dice que no puedes hacer una consulta que dura treinta segundos. No cuesta tanto escuchar si un desarrollador de aplicaciones te dice que necesita que se actualice alguna librería.

Sentaos, lo habláis y solucionáis conjuntamente el problema, probablemente, de la mejor manera posible porque se habrá decidido la mejor solución teniendo en cuenta ambos mundos.

Los administradores deben estar presentes a la hora de analizar los requerimientos de una aplicación para que tomen partido y den su punto de vista como mantenedores del hardware; exponer problemas de seguridad, de cuota de disco, latencia en las comunicaciones, consultas a base de datos…

En contrapartida, los desarrolladores deben de mostrar su punto de vista y explicar el por qué necesitan implementarlo de la manera expuesta. No os lo creeréis pero, mágicamente, comenzará un debate en el que debemos seguir controlando nuestro ello para poder mantenerlo desde la humildad, el respeto mutuo e interés por el conocimiento ya que, este tipo de debates, nos ayudará a desarrolladores y administradores a ser mejores en nuestro trabajo.